Está en: Inicio > Listado de noticias > Noticia

Noticia

NO QUIERO DESCONECTARME

Noticia 533.jpg

Hoy sólo quiero buscar lo cotidiano. Echo un vistazo a lo que tengo alrededor, y no puedo dejar de sentirme afortunada. Tengo trabajo, una casa en la que pasar más o menos calor, pero es mi casa, al fin y al cabo. Y tengo a mi familia conmigo. Y hasta puedo discutir con ellos, cosa que a veces me saca de quicio. Pero puedo hacerlo. Yo sí puedo hacerlo.

Es verano y procuramos desconectar de todo. Al fin y al cabo, nos merecemos un descanso, ¡qué caramba! Claro que nos merecemos un descanso… pero me gustaría que no fuera una desconexión completa. Al menos, no para mí. Vuelven a llover las estadísticas, y en esta época es fácil buscar otro sitio donde mirar, pero la realidad sigue ahí, inasequible al desaliento. Siento ponerme impertinente, pero, por mucho que nos gustara que fuera de otro modo, seguimos teniendo una urgencia insoportable a la puerta de casa. Y corremos el riesgo, como con todo lo que se convierte en cotidiano, de ver ciertas situaciones como “normales”. Se mantienen en el tiempo y se vuelven parte de nuestro paisaje informativo, hasta que se diluyen poco a poco y desparecen de nuestra atención (y de las primeras planas hasta el siguiente desastre).

Seguimos, como sociedad, negando lo más básico a cientos de miles de personas que continúan inocentemente esperando (cada vez menos inocentemente y cada vez más desesperando) que la vieja Europa les salve del desastre. De un desastre que se han encontrado a la puerta de su casa (la suya, que en lo básico, en muchos casos, no difiere, seguro, tanto de la mía), y que les ha obligado a dejar atrás toda su vida para intentar buscar un hueco donde sobrevivir, huyendo de una muerte más que probable. Lo que no pensaban es que, en el mejor de los casos, el infierno sólo se traslada de sitio contigo, como esa nube tormentosa de los dibujos animados que te persigue vayas donde vayas, como una mala broma pesada. Y quien se supone que tendría que protegerte, se convierte en parte de tu problema.

Me niego a desconectarme. Quiero que me siga doliendo, porque es lo que me mantiene viva. Porque no quiero que la insensibilidad me gane la partida. Porque, seguramente, en este aspecto, lo poco que me queda, es el recurso del pataleo. Y mientras tanto, las estadísticas siguen subiendo insoportablemente…

Emilia Arija

Foto: Hispanmedia
 

 





TablasSalariales

Red Incola en Flickr