Está en: Inicio > Listado de noticias > Noticia

Noticia

Taller sobre HABILIDADES SOCIALES para voluntarios impartido por Juan Valdivieso y Moisés Díez

Noticia 47.jpg

El jueves 4 de febrero se desarrolló en la sala Arrupe de Jesuitas la segunda parte del taller "Habilidades sociales y competencias básicas para el voluntariado social" como continuación del taller que se impartió el 3 de diciembre, a cargo de Juan Valdivieso experto en Psicología y voluntario de la Red, y Moisés Díez, psicólogo y responsable del Aula de Informática del Centro “Calor y Café”.

Tras las exposiciones, los 35 voluntarios y voluntarias que asistimos al taller, tuvimos un intercambio de experiencias, de distintas situaciones que se nos presentan en nuestro voluntariado. Compartir estas vivencias y escuchar a otros voluntarios siempre es una ayuda y un refuerzo. También nos ayuda a clarificar aspectos y dudas, entre todos.

Como voluntarios de la Red Incola, compartimos una motivación, un deseo de apoyar y acoger a la población inmigrante -especialmente aquella con mayor precariedad- para facilitar su integración, promover sus derechos y una vida más digna.

Nuestra sensibilización, nuestra disposición y voluntad son importantes, y son el pilar de nuestra labor, pero no lo es menos formarnos como voluntarios, para poder prestar un mejor servicio y poder dar lo mejor de nosotros mismos. Las habilidades sociales nos pueden ayudar en esta tarea. En muchas ocasiones son habilidades innatas en nosotros, en otras, nos ayudará el hecho de hacernos conscientes de ellas. La propia experiencia de uno, la intuición y el sentido común siempre serán una buena guía.

Moíses Díez nos facilita un pequeño resumen de lo expuesto en la segunda parte del taller del jueves pasado:

Las 'habilidades sociales' según Albert Ellis

Las personas éstas dotadas de herramientas suficientes para una mayor capacidad y para lograr los objetivos que pretende, pero es necesario que estas capacidades se hagan conscientes, manteniendo su autoestima y desarrollando unas determinadas conductas específicas que tienen como consecuencia un crecimiento personal.

Estas conductas se basan fundamentalmente en el dominio de las habilidades de comunicación y requieren de un buen autocontrol emocional por parte del individuo.

Además las habilidades sociales son parte de la formación del individuo desde su infancia hasta su muerte. Las habilidades sociales se forman desde la infancia hasta la muerte y es necesario una formación permanente Hay diferentes tipos de habilidades sociales, éstas son herramientas que nos sirven en la vida cotidiana para relacionarnos con los demás. Entre los diferentes tipos de habilidades sociales que se pueden entrenar existe la asertividad, la empatía (ponerse en el lugar del otro), la comunicación no verbal, la planificación, el establecer metas y objetivos, la resolución de problemas... Las habilidades sociales son estrategias aprendidas y desarrolladas de forma natural ayudadas por un aprendizaje específico. Existen varias teorías al respecto, destacando la Teoría del Aprendizaje Social y la Psicología social industrial de Argyle y Kendon. La Teoría del Aprendizaje Social está basada en los principios del condicionamiento operante desarrollado por Skinner (1938). Skinner parte de que la conducta está regulada por las consecuencias del medio en el que se desarrolla dicho comportamiento. El esquema de cómo aprendemos según este modelo es el siguiente: ESTÍMULO----RESPUESTA-----CONSECUENCIA (positiva o negativa) En base a este esquema, nuestra conducta está en función de unos antecedentes y unas consecuencias que si son positivas, refuerzan nuestro comportamiento. Las habilidades sociales se adquieren mediante reforzamiento positivo y directo de las habilidades. También se adquieren mediante aprendizaje vicario u observacional, mediante retroalimentación interpersonal y mediante el desarrollo de expectativas cognitivas respecto a las situaciones interpersonales.

Según el Profesor Albert Ellis, entiende la habilidad social como una predisposición a saber poder renunciar a los objetivos personales, para el logro de metas más amplias y grupales. Define al individuo como un Ser envuelto por una membrana o burbuja bio-psicosocial, entendida como un espacio personal permeable, elástico y adaptativo, que permite el intercambio con el exterior, según las emociones percibidas y que, se expande o contrae posibilitando la protección del Ser. Le atribuye a la membrana la capacidad de cambiar de color según el estado anímico. Subyace en ella el poder envolver a otras membranas, acto que define como empatía. Por ello, considera la finalidad de la habilidad social, como la creación y desarrollo de un espacio inter-relacional donde los miembros que interaccionan conexionan sus membranas, sin perder su identidad.





TablasSalariales

Red Incola en Flickr