Está en: Inicio > Listado de noticias > Noticia

Noticia

Buscando al resucitado a los pies del Mediterráneo

Noticia 459.jpg

Esta semana paseaba por la playa de la Bocana entre las ciudades de Melilla y Nador. Es una playa desierta, rodeada por un lado del mar mediterráneo y por otro lado de la Mar Chica. Es una playa a los pies del monte Gurugú, llena de conchas de todo tipo y colores, y sin nadie más que el grupo que estábamos trabajando en el foro ignaciano de frontera.

La propuesta que nos plantearon era caminar a lo largo de los varios kilómetros, compartiendo con otra persona, como los discípulos de Emaús, hablando sobre la realidad que habíamos conocido en torno a la frontera sur e ir buscando luces y destellos del resucitado también en esta realidad: en la fuerza de la gente que cuando no se tienen nada, todo está por ganar, en las personas que trabajan por un mundo más humano, en la gente que se implica hasta las entrañas, aunque eso suponga problemas.

La playa era preciosa, pero había algo que me removía por dentro. Cada cierta distancia encontrábamos algún objeto varado en la playa: Una rueda, un plástico, una tela... Y me conmovía el pensar que esos objetos, podían haber sido utilizados por personas que habían intentado cruzar el mediterráneo y no lo habían conseguido. Tenía la impresión que aquel sitio era un lugar sagrado, por todos los sueños presentes en las personas que se arriesgan a cruzar el mar en busca de una vida digna.

Esta semana el mediterráneo está acabando con los sueños de más de mil personas que naufragan en sus aguas, personas que no pueden volver atrás y que sólo pueden perseguir un sueño: poder vivir sin ser perseguido, sin ser explotado, sin miedo. Con dignidad, con seguridad, y donde uno se pueda realizar como ser humano.

Eduardo Menchaca





TablasSalariales

Red Incola en Flickr