Está en: Inicio > Listado de noticias > Noticia

Noticia

TARAJAL: UNA TRAGEDIA EVITABLE

Noticia 386.jpg

La muerte de, al menos, trece inmigrantes en Ceuta cuando querían entrar en España y la cuestionada actuación de la Guardia Civil al tratar de impedírselo,suma otro episodio en la tragedia de la migración de nuestro país. Las versiones varían según sea la oficial o la de los propios inmigrantes, pero ponen de manifiesto una vez más, la complejidad del hecho migratorio y añade más interrogantes a la política de control y represión que utiliza el gobierno para que las personas inmigrantes, en este caso subsaharianas, entren en España.

A veces, los métodos que se utilizan violan claramente la propia legislación. Así, hace unos días, desde el ministerio del interior se reconocía que puede haber “casos puntuales”, seguramente algo más que eso, en el que se expulsa ilegalmente a inmigrantes, sin que se nos explique qué mediadas se van a tomar para que estos hechos no se repitan. Las ONGs que trabajan en el terreno tienen documentados numerosos hechos en los en los que la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado no ha sido conforme a lo que se espera de ellos.

En el deseo de controlar la inmigración irregular, principalmente en la frontera con Marruecos, España está optando, y gastando muchísimo dinero, en medidas disuasorias como las concertinas, pensada para que las personas inmigrantes que quieran saltar la valla se dejen literalmente la piel, o cámaras térmicas que captan los movimientos de los grupos de inmigrantes, o el pago a Marruecos de grandes cantidades de dinero, para que sea la seguridad de este país la encargada de impedir, con brutalidad muchas veces, los intentos de las personas subsaharianas de entrar en España.

Gabriel Marcel define a la persona como “homo viator”, un ser que está continuamente en camino, no sólo geográfico, sino sobre todo existencial, movido por la “fuerza titánica” de la vida. Nada podrá poner freno a esta fuerza que lucha por abrirse paso sin importar los riesgos que se puedan correr. No ha sido así en el pasado, no lo es en el presente y no lo será en el futuro. La tragedia de Ceuta, y otras similares que han ocurrido, así lo demuestran.

Teniendo esto en cuenta, haría bien los gobiernos, en este caso el español, en cuestionarse seriamente las políticas que se están utilizando en el control de las fronteras de Ceuta y Melilla y que tanto sufrimiento y muerte están generando. Se trata de sustituir los criterios de seguridad, económicos o políticos, por la pregunta ética ¿dónde está tu hermano y que has hecho para ayudarle? Todo se juega en la respuesta que como sociedad seamos capaces de dar. Mientras sigamos levantando vallas, enviado guardias civiles y policías, o haciendo discursos legitimadores de políticas represivas, solo estaremos añadiendo dolor y rabia a las personas, que como “homo viator”, buscan un sentido para su vida.





TablasSalariales

Red Incola en Flickr