Está en: Inicio > Listado de noticias > Noticia

Noticia

Los temporeros denuncian las situaciones de precariedad en la que viven

Noticia 361.jpg

Los meses comprendidos entre mayo y octubre constituye una oportunidad de empleo para miles de personas temporeros. La naturaleza del empleo y la precaria situación de los recolectores hacen, a veces, que los agricultores se aprovechen de las necesidades de los temporeros, que no siempre cumplen con las normas.

Contar con un empleo no siempre significa dignificar la situación de la persona. Estas semanas se publicaban en los medios de comunicación la situación de sinhogarismo que se reproducen en diferentes localidades de Lérida, durante la campaña de la fruta. Desde el ayuntamiento se recuerda que es una situación recurrente, aunque este año se han registrado menos inmigrantes sin techo. “Los temporeros que llegan a la ciudad cuentan con servicios de alimentación, ducha, lavandería y consigna, pero no podemos asumir su alojamiento porque crearíamos un efecto llamada desde otras poblaciones”.

Uno de estos temporeros, Mamadou, procedente de Senegal, lleva casi un mes durmiendo al raso en el campamento. “Vivir en la calle se hace muy duro", lamenta. “En estos momentos tengo empleo, aunque de forma muy irregular”, cuenta Mamadou, que llegó a Lérida por el consejo de un amigo que le comentó que había mucho trabajo para recoger fruta. La realidad es distinta: solo trabaja uno o dos días a la semana.

En unas semanas Castilla y León, y en particular Valladolid, acogerá a temporeros que buscan trabajo en la vendimia. Desde Red Íncola deseamos que tanto los empleadores como las administraciones públicas sean conscientes de la situación de estas personas, y tomen las medidas adecuadas para proporcionales unas condiciones de vida digna.
 





TablasSalariales

Red Incola en Flickr