Está en: Inicio > Listado de noticias > Noticia

Noticia

¿Cuánto cuesta la ropa?

Noticia 342.jpg

Desde el 24 de abril siguen llegando noticias sobre la tragia del derrumbe de un complejo textil en Bangladesh, en el que se producía ropa para varias marcas internacionales. La cifra de muertos superan los 700, pero unas 2.500 personas están heridas y un número indeterminado de desaparecidos, probablemente sepultados bajo los escombros. Los obreros habían señalado a su jefe una serie de grietas en los muros, pero éste les obligó a ir a trabajar, amenazándoles con retener una parte de su exiguo sueldo.

Bangladesh es el país del mundo con salarios más bajos de la industria textil (30€ mensuales) y por eso empresas de todo el mundo, incluida China, están trasladando allí parte de su producción.  Las condiciones de trabajo abominables en Bangladesh se cobran vidas con demasiada frecuencia. Varias compañías internacionales han confirmado producir en alguna de las empresas implicadas en el último siniestro. Tantas vidas perdidas al menos debe traducirse en un punto de inflexión radical en el modo de producir y monitorear el respeto de los Derechos Humanos por parte de las empresas transnacionales. ¿Por qué no puede establecerse un protocolo de inspecciones rutinarias e independientes a esos talleres?

La Unión Europea, principal socio comercial de Bangladesh, ya ha expuesto una amenaza a través de la declaración de Catherine Ashton, alta representante de la UE de Asuntos Exteriores, y el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht. Advierten a Bangladesh que podría perder las ventajas de las que se beneficia por su estatus de país en desarrollo, como la exoneración de los derechos de importación en la UE. Se exige, con razón a Bangladesh, que respete las normas reconocidas internacionalmente sobre responsabilidad social corporativa, pero esta declaración se tendría que extender a otros países.

El problema con este tipo de medidas y sobre todo con el boicot, es que Bangladesh podría perder de este modo su principal fuente de ingresos y que sus actividades se trasladarían a otro país pobre en condiciones tan lamentables o puede que peores.

Una de las medidas a la que nos podemos sumar cualquier persona es el apoyo al comercio justo. Un movimiento que busca cambios en las formas de producir, de comercializar y de consumir, para que el mundo sea un lugar más humano y más sostenible.

omega replica watches





TablasSalariales

Red Incola en Flickr