Está en: Inicio > Listado de noticias > Noticia

Noticia

El SJM de Santiago de Chile: La transformación desde el encuentro

Noticia 233.jpg

Hace algo menos de dos meses que salí de Valladolid, enviada por la RED INCOLA, para insertarme en el proyecto que el Servicio Jesuita a Migrantes de Chile tiene en marcha en la ciudad fronteriza de Arica. Antes de comenzar mi trabajo en el SJM Frontera he estado en un interesante proceso de encuentro y formación en la sede del SJM en Santiago.

El SJM está trabajando con dos grandes líneas de acción: la social (individual, familiar y comunitaria) y la de ciudadanía global (sensibilización, estudio e incidencia pública). El objetivo es hacer realidad los procesos y proyectos migratorios de las personas y comunidades más vulnerables, así como buscar desde la interculturalidad un cambio de paradigmas y de modos de pensar y actuar de la sociedad chilena.

Chile es un país de contrastes, y no sólo en lo geográfico, sino también en lo socioeconómico. Los datos macro o el índice de desarrollo humano, lo sitúan en un lugar privilegiado dentro de la región.

Pero por otro lado, la brecha de pobreza, las diferencias que separan a los que más tienen de los que no tienen, son profundas. Ello sin duda implica desigualdad e injusticia social. Y en este contexto la fragilidad de las personas que migran buscando un futuro más favorable o huyendo de situaciones dramáticas, se acrecienta.

En estas semanas me he podido acercar y encontrar con la realidad compleja de los migrantes en Chile, especialmente la comunidad haitiana. Y si bien la vulnerabilidad está presente en mucho de ellos, también lo está un entusiasmo contagioso por hacer realidad su propio sueño, el de encontrar un lugar en el mundo en el que estar mejor.

Y ese estar mejor incluye a toda una familia, la que migra pero también la que se queda. Y significa mucho más que incrementar los recursos económicos, implica poder ejercitar derechos fundamentales, disfrutar de estabilidad y armonía personal y social, y en muchas ocasiones, poder regresar en un tiempo no muy lejano a su comunidad de origen.

Igualmente este tiempo ha permitido encontrarme con muchas personas de Chile, o provenientes de otros puntos de la geografía, que con su trabajo, su reflexión y su opción no solo profesional sino también vital…están siendo razón de esperanza en la construcción de una ciudadanía global que acoge la diversidad y se transforma con ella.

Esta es sin duda la esencia y la seña de identidad del trabajo del SJM de Santiago: que el encuentro con el otro nos transforme en lo personal para así transformar la sociedad.

Como reza la primera frase que leí cuando entré en la oficina del SJM de Santiago “Todos somos extranjeros en algún lugar del mundo”, y sin duda todos, estemos donde estemos, podemos enriquecernos y transformarnos con la diversidad del otro.

Nos seguimos encontrando en algún lugar del mundo.
Inma Martínez
 





TablasSalariales

Red Incola en Flickr