Está en: Inicio > Listado de noticias > Noticia

Noticia

Red Íncola: La lucha para conseguir un mundo más justo. 'Ha hecho muchos amigos en las clases de la Red Íncola. Ahora está más integrada'

Noticia 17.jpg

Desde las necesidades más básicas -higiene personal, alimentación y vivienda-, hasta clases de apoyo escolar y español, pasando por apoyo jurídico, psicológico y asesoramiento laboral. La Red Íncola permite a las personas inmigrantes más necesitadas integrarse, de la mejor forma posible, en una sociedad que, en ocasiones, les da la espalda.

«La Red Íncola está formada por personas a las que nos inspira el humanismo cristiano; desde él asumimos una misma misión, compartimos unos valores y tenemos una visión común del mundo que deseamos». Así reza en la memoria de la Red, y por ello luchan a diario ofreciendo distintos servicios, todos necesarios.

Uno de ellos es el apoyo y refuerzo escolar para niños, clases en las que participan Ingrid Voloaca y Diana Conovalcine. Sus respectivas madres, Laura y Aglaia, las apuntaron el año pasado para que «aprendieran español pero a través de los juegos».

En el caso de Ingrid, su madre explica que «ha hecho muchos amigos en las clases de la Red Íncola. Ahora está más integrada, y no sólo en este grupo, sino en el colegio. Además, ha aprendido español más rápido que yo».

La doctora Aglaia, madre de Diana, reconoce que su hija «no quiere volver a nuestro país, Moldavia, porque está muy a gusto con sus compañeros y sus profesores, entre ellos los que ha conocido en las clases de la Red Íncola. También yo he utilizado el servicio de aprendizaje de español para adultos, y me ha venido muy bien».

Al calor de un café

Pero la Red Íncola ofrece algo más que educación, también lucha por la integración y la amistad. Un ejemplo que resume sus objetivos es la puesta en marcha de Calor y Café, en la calle Ruiz Hernández de Valladolid, un lugar de encuentro y de convivencia para inmigrantes, un espacio que conoce a la perfección el boliviano Ronald Ariel Soria, un joven de 20 años que lo visita para aprender informática, hacer amigos y conectarse a Internet «para buscar empleo y mantener comunicación con mi familia. También acudo porque aquí me encuentro con personas que, si pueden, te echan una mano».

Ronald cursó Bachillerato en su país, e incluso el primer curso universitario de Gastronomía, «pero por razones familiares tuve que venir a España. Ahora, en Calor y Café me he encontrado con una nueva familia y con amigos de distintos países».
En Calor y Café, los inmigrantes juegan, aprenden y dan a conocer sus problemas. Algunos tienen lo justo para vivir, otros, ni eso. Para aquellos que no pueden satisfacer sus necesidades básicas, la Red Íncola también dispone de un servicio de ropero, duchas y lavandería, situado en la calle Santa María de la Cabeza, 7, al frente del cual se encuentra Purificación García, sierva de las Hijas de la Caridad.
«La Diputación nos ha cedido un local para poder recibir ropa, seleccionarla y entregarla a los más necesitados. Además, como tenemos mucha, enviamos contenedores a Mozambique, Perú y Cuba. Y como vimos que había necesidad de servicios de ducha y lavandería, acomodamos el local para ofrecerlos. Contamos con la colaboración de los voluntarios vicencianos».

Sensibilización

Sin olvidar todos los servicios que ofrece la Red Íncola, ésta quiere dar varios pasos al frente, «y este año, principalmente, queremos hacer un esfuerzo en las labores de sensibilización. Ante la situación de crisis que atravesamos, deseamos ayudar a los inmigrantes a prepararse para conseguir un trabajo y sensibilizar a la sociedad con todo el tema de la inmigración, rompiendo falsos mitos», señala Alberto Ares, coordinador de la Red Íncola.

Y quieren conseguirlo con varios proyectos. Entre ellos, la organización de la exposición ‘Vallisoletanos del siglo XXI’, «que rotará por colegios, centros cívicos, ayuntamientos..., en estos momentos estamos programándola».

También con la organización de talleres formativos -para personas que no suelen acceder a ellos- y culturales, «sin olvidar una apuesta fuerte por el deporte y la creación de un grupo de teatro intercultural».

La Red Íncola no cesará en su empeño. Sus múltiples servicios y actividades están a disposición de cuantos los necesiten. Sólo hay que pasarse por su sede, en la Plaza España, 12, para conocerlos en profundidad.

 

Fuente: Tierra. El Norte de Castilla





TablasSalariales

Red Incola en Flickr