Está en: Inicio > Listado de noticias > Noticia

Noticia

LA DEMANDA...QUE SE MUERDE LA COLA - La presión acuciante de un mercado europeo de cannabis que deja indefensos a los agricultores del sur

Noticia 100.jpg

Hace poco oía en la radio un reportaje sobre la producción masiva de planta de marihuana en la zona del Rif de Marruecos y los flujos de contrabando con nuestro país.

Las autoridades marroquís, para erradicar esta situación obligan a los agricultores a eliminar las plantas de marihuana pero no les ofrecen ninguna alternativa de producción.

Leyendo un artículo de Caroline Venaille, me dí cuenta de que la tradición de esta planta en el país norteafricano es muy dilatada. Como ella misma indica en su artículo ya los fenicios utilizaban el cáñamo para vestirse, antes de descubrir sus efectos estimulantes. Todavía hoy, los rifeños lo fuman en forma de kif, llenando una pipa con dos tercios de marihuana y un tercio de tabaco negro.

Pero la demanda europea, en los años 70, transformó de forma radical la industria, multiplicando por treinta o cuarenta las cosechas en dos décadas, según el Observatorio geopolítico de las drogas.

Desde el 2005, operaciones de captura tienden a erradicar los campos de cannabis. La región de Larrache, en el sur de Tánger, es un ejemplo. Según el Organismo Internacional de Control del Estupefaciente (OICS), Marruecos redujo el 40 % de sus superficies de plantaciones entre 2004 y 2005. Rabat desea acabar con el hachís de aquí a 2018.

Pero, ¿cómo convencer a los agricultores para pasar de la cultura del cannabis a la de la cebada, de doce a dieciséis veces menos rentable y sujeta a una incertidumbre brutal debido a la fluctuación a la baja de los precios de las materias primas a nivel internacional? La mirada habrá que ponerla en una demanda europea de cannabis que tiene atrapados a los campesinos del sur a los que no les queda otro remedio que ganarse la vida para poder subsistir. Por eso esta situación de demanda es como el pez que se muerde la cola.





TablasSalariales

Red Incola en Flickr